jueves, agosto 30, 2007

CARPAS PACHECO


Para Hebbita, mirada celeste, con mucho cariño.

Perro, Miguel y el Licenciado entraron al lugar lleno de olores, a ese pequeño espacio con mesas cuadradas y letreros que le quitarían la sed a cualquiera con tan sólo un trago. Estaba repleto. Risas en cada rincón, rostros deformados por la alegría, un poco de aserrín en el piso, cuadros de imágenes antiguas con leyendas escritas al borde y música por todos lados, música para recordar y para olvidar a la ingrata.

Era apenas martes a las dos de la tarde, y los tres estaban en su elemento. Caminaron por entre las mesas, en busca de un sitio donde pudieran sentarse, siguiendo con la mirada los cuerpos opulentos de las meseras, “de pechos y caderas llenos”. Por fin encontraron mesa, cerca del último rincón, apenas a un lado del diminuto baño sin puertas, baño exclusivo para hombres.

Porque en “Carpas Pacheco”, en su planta baja, todavía continuaba esa tradición ya obsoleta de prohibir la entrada a las damas, pese a que en cualquier otro sitio era letra muerta, desde hacía mucho que el negocio de bar exigía el cupo mixto, y ahí parecía hasta una excentricidad no dejar que las mujeres lo hicieran, para eso estaba el segundo piso como una concesión.

Pero en verdad que eso poco les preocupaba a ellos, amigos hechos a la distancia y las diferencias, para los tres sólo bastaba que hubiera cerveza fría, rica botana y mucha conversación, el diálogo era lo de menos, el engañoso ruido de las palabras se convertía en mero pretexto, los temas también.

Uno de ellos, Perro, continuaba con una idea que venía arrastrando apenas subir al carro y durante todo el trayecto: que las pistolas eran celosas, y que no era cosa de hacerlas enojar, “por ningún motivo”, decía muy serio.

Aún no digería que en su nuevo rol dentro de la corporación le hubieran quitado a “la morena”, como llamaba cariñosamente a su arma, una vieja 38, la primera que le asignaron cuando se convirtió allá en su juventud en lo que ahora era.

Con la mano, Perro hacía un movimiento que por momentos parecía erótico, acariciaba la parte externa de su cintura, un poco arriba donde se encuentra la bolsa del pantalón, y luego sonreía de manera evocadora, como recordando cuando “la morena” le acompañaba.

-Nunca me perdonará que la haya abandonado- decía melancólicamente.

Miguel y el Licenciado sonreían de manera condescendiente, ellos le pidieron guardar silencio con un gesto cuando una de las meseras se acercó con un plato rebosante de tostadas cubiertas con guacamole y ceviche por partes iguales, además de tres tazones con caldo de camarón picante.

El que propuso el primer brindis fue Miguel, no muy original, pero efectivo: “Por ellas, aunque mal paguen”, y luego burlonamente: “Hasta las pistolas”, soltando una carcajada.

Ese fue el punto de arranque para levantar las botellas ambarinas y chocarlas, para perderse en la plática, para coincidir mientras la música seguía, mientras el trío norteño sin claudicar ofrecía cada dos por tres alguna melodía “baratita”.

Justo cuando trajeron los platos de carpa frita, después de muchas palabras flotando en el aire del bar, el Licenciado supo que ese día sería especial para él. No necesitó adivinarlo, lo escuchó a la distancia de labios de una mesera que repetía: “por favor, pase a la planta alta”, y en eso la vio.

Ella estaba en la puerta, con un suéter que hacía juego con sus ojos azules, un pantalón de mezclilla, y una gran sonrisa, el cabello castaño le caía en los hombros.

En un segundo, casi en lo que los otros levantaban la botella para volver a brindar, él estaba a un lado de esos ojos, ofreciéndose a acompañarle, incluso platicar si así lo prefería, estar, simplemente estar.

Se había quedado de ver con unas amigas que por fortuna para el Licenciado nunca llegaron, así se lo dijo ella, mientras los dos subían las escaleras, en el último escalón, se detuvo y le dijo su nombre de dos sílabas y miles de significados: Eva.

Nadie pensaría, ni siquiera los sorprendidos Miguel y Perro, que hasta la fecha el Licenciado sigue acompañándola, no sólo de día sino también en las noches, desde aquella tarde cuando juntos se tomaron unas cervezas en Carpas Pacheco y empezaron a conocerse.

5 Comentarios:

Blogger cieloazzul dice...

ahummmmmm.....
ojos azules???:o
cachis...
por un momento me perdí en el sabor de una cerveza...
pero me recordé...
yo no tengo ojos azules...

bah!
besos berrinchudos...

5:03 p. m.  
Anonymous Anónimo dice...

Te puliste buen Ce, lo malo leerlo en este horario; víspera de mi clave 2. un saludo para ti y Sil.

3:25 p. m.  
Blogger HeBbita dice...

Hi Ce_Peque!

Antes que nada, muchas gracias por esa dedicatoria, sabes me da mucho gusto de encontrarme con una persona tan agradable y que además de ser buena onda le encante escribir, escribir y escribir historias fantásticas como esta, sabes nunca me imagine que yo fuera a caber en tu historia, pero mira, sorpresa!!!... Muchas gracias…

Buena historia, breve pero divertida, y ¿que crees? ya hasta se me antojo un cerveza mmm…

12:06 p. m.  
Blogger Ce pequeño dice...

Mi Cielo, en efecto, no tienes ojos azules, pero recuerda que toda tú eres del color celeste :D, además es válido perderse en el sabor de una bebida a distancia, ya sabes que la fantasía crea mejores cosas y más consistentes.

Al menos a mí no me ha fallado ese trastocar la realidad en otra cosa que se le parece.

Te dejo un beso desberrinchador.

*******

Mi estimado anónimo, y mira que hago esa deducción por los saludos bian dirigidos, no sin cierta picardía, y por el hambre que manifiestas a deshoras.

Me da gusto que hayas pasado por una probadita, no dejes de hacerlo.

Recibe un gran saludo.

**********

Hola Hebbita, un gusto tenerte también por acá, no tienes nada que agradecer, al contrario, que todos podemos ser incluidos en una pequeña historia, porque en realidad pertenecemos a un cuento colectivo que todavía no tiene fin y se va desarrollando día con día.

Y bueno, te vuelvo a decir salud, que eso al final es lo que interesa, salud y felicidad.

Cuídate mucho.

9:41 a. m.  
Blogger cieloazzul dice...

Ce!
bah!
sigo berrinches...
De todos modos... no puedo dejar de considerarte como uno de mis mejores instantes;)
Pásate al cieloazzul..
hay algo que es para ti:)
besos..

2:14 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home